Satisfyer: ventajas e inconvenientes

El juguete sexual de moda, “la segunda revolución sexual”: el succionador de clítoris y su modelo más famoso, el Satisfyer Pro 2. Te contamos los pros y los contras (si es que los tiene) de este juguete que ha causado furor y orgasmos a partes iguales.

29 septiembre 2020 |

Muchas mujeres han conocido los succionadores de clítoris, a través de redes sociales, pero también del boca a boca. Y es que quien lo prueba -y disfruta- siente que lo justo es compartir el secreto del orgasmo asegurado con otras mujeres. Porque eso es lo que promete este aparato del placer: orgasmos, intensos, y en menos de dos minutos.

Qué es un succionador de clítoris


Se llama succionador, pero no le hagas mucho caso al nombre, porque no, no es como un aspirador pequeñito.

Tal y como señalan en la web del Satisfyer, este aparatito hace un excitante vacío en tu clítoris, lo cual, unido a unas enérgicas pulsaciones, lo estimulan sin tocarlo, de una forma que no hemos sentido antes.

Al no tratarse de vibración, como otros juguetes tradicionales, si no de ondas, estimula mucho más que la zona superficial. Es decir, no estimula solo la parte que vemos del clítoris, sino toda la estructura interna.

El más famoso, el más buscado y el más comentado es el Satisfyer Pro 2, pero existen otros modelos (con otros precios), como el Sona de Lelo, o el Womanizer.

Cómo se usa


Según indica el propio fabricante en su web, se trata de separar con los dedos los labios de la vulva de manera que dejemos el clítoris visible y accesible, y entonces, tras encender el aparato, que se inicia en el nivel más bajo de masaje, colocamos el cabezal en él, haciendo que quede dentro de la cavidad del Satisfyer.

El modelo Satisfyer Pro 2 cuenta con 11 niveles de intensidad, de manera que puedes ajustarlo a tu gusto, nunca mejor dicho.

Lo puedes usar solo o con lubricante, eso sí, siempre lubricante al agua, no aceites (para evitar deterioro del aparato e infecciones).

El lubricante es opcional ya que en realidad no hay fricción, pero lo puedes incluir para probar nuevas sensaciones. También se puede usar bajo el agua. La imaginación y la variación siempre son amigas del placer.

Las Ventajas

  • Orgasmos para todas: según la marca, y las millones de reviews y comentarios online, en grupos de Whatstapp y hasta en los parques de bolas entre madres, la mayoría de las mujeres que lo usan alcanzan el orgasmo con este juguete. Concretamente la marca alemana indica que el 83% lo hace... ¡y muchas de ellas antes de 2 minutos!
  • Orgasmos rápidos: como decía, al parecer no es solo que un alto porcentaje de las usuarias llegan al orgasmo, sino que además lo hace en un tiempo récord. De 13 o 14 minutos de media de acuerdo con algunos estudios, a 2 con este juguete sexual.
  • Orgasmos múltiples: dentro de lo prometido, y de lo cumplido según las usuarias, alcanzar varios orgasmos, uno tras otro, es coser y cantar... O más bien colocar, encender, orgasmar... y orgasmar, y orgasmar. A diferencia de los vibradores “estándar”, los succionadores de clítoris no funcionan por fricción, por lo que no generan la hipersensibilidad que a veces lleva a que muchas mujeres paren tras un primer orgasmo con estos juguetes “tradicionales” porque el roce en el clítoris se vuelve un tanto molesto.
  • Ideal para clítoris y pieles sensibles. No, con esto no hay roces, y por tanto no hay riesgo de molestias por fricción o picores. Va por ondas expansivas y pulsaciones (sí, suena a peli futurista), así que no hay roce directo con la piel, que no sufre. Durante la excitación el clítoris se vuelve especialmente sensible (por la irrigación en la zona), y “se esconde” tras el capuchón para que no moleste. Sin embargo aún así a muchas mujeres llega un punto en el que la presión en la zona o incluso un simple roce, pasa de resultarles placentero a algo realmente molesto o incluso doloroso. Con este juguete eso no sucede.
  • Está diseñado para ser usado exclusivamente en el clítoris. Esto, que a priori podría parecer un contra porque vivimos en la sociedad de la versatilidad y del "uso múltiple", es en realidad una ventaja: nos ayuda a deshacernos un poco de ese modelo sexual tan absolutamente centrado en el coito, en la penetración. Porque nunca nos cansaremos de decirlo: el sexo es más que penetración, mucho más.
  • Favorece el autoconococimiento a nivel anatómico y de respuesta sexual. Aunque a muchos les pueda sorprender, la realidad es que hay muchas mujeres que no conocen sus genitales, que no los han mirado o tocado. La absoluta especificidad de este aparato requiere que tengamos muy bien localizado nuestro clítoris, de manera que favorece que nos miremos, toquemos... y, en definitiva, que nos conozcamos. Y eso siempre es positivo.
  • Los orgasmos son una forma estupenda de fortalecer el suelo pélvico, y si este aparatito nos ayuda a tenerlos, oye, pues fenomenal. Ojalá todo lo pudiéramos entrenar a base de placer, ¿no te parece?
  • Favorece el riego sanguíneo en la zona, lo que puede favorecer la lubricación, algo especialmente relevante por ejemplo en el caso de mujeres que están entrando (o asentadas) en la menopausia, mujeres que han sido madres hace poco, etc.


Los Inconvenientes


Con la popularidad que ha alcanzado y las ordas de fans que tiene este juguete, hablar de sus inconvenientes o posibles aspectos negativos se antoja una tarea cuanto menos arriesgada. Pero que no cunda el pánico que no hay nada oscuro ni maligno, solo algunas cositas que conviene tener en cuenta si vamos a usarlo.

Lo importante, la clave que hace que sea un producto estupendo y una práctica estupenda, es que sepamos usarlo, sepamos conservarlo, limpiarlo... y dejarlo a veces en la mesilla de noche.

Los principales Inconvenientes son:

  • El foco está exclusivamente en el orgasmo: eso es estupendo porque los orgasmos están muy ricos, pero el sexo es más que orgasmos, el placer no está solo en alcanzar el clímax, por lo que centrar nuestra vida sexual en ello puede hacer que nos perdamos un montón de cosas maravillosas, un montón de oportunidades de disfrute, de autoconocimiento y de crecimiento sexual.
  • Orgasmos ultra-rápidos. La fiebre del fast-orgasm se contagia en poco tiempo, en casi tan poco como lo que algunas mujeres pueden tardar en alcanzar el orgasmo con este juguete. 2 minutos y un orgasmo está muy bien, pero... ¿no estamos convirtiendo el sexo en comida rápida? Parece que la sociedad de las prisas, la urgencia y la productividad ha llegado a nuestra vida sexual, y puede que nos lleve a perdernos cositas. Por otra parte, alargar la fase de excitación hace que ésta vaya subiendo non stop, ¿y no es maravillosa la sensación de estar excitada? Pues eso.
  • El placer puede resultarte demasiado localizado. En cuestiones de disfrute y excitación cada persona es un mundo, y hay a quienes les va especialmente “jugar con todo”.
  • El riesgo de lo infalibre: masturbarnos siempre de la misma manera, hacer siempre lo mismo (lo infalible) para llegar al orgasmo puede llevarnos a tener ciertas dificultades a la hora de disfrutar del sexo en pareja, como problemas para llegar al orgasmo. La variedad es sana y necesaria, de manera que si te ha conquistado el Satisfyer Pro 2, fenomenal, pero oye, el DIY, lo manual, sigue estando de moda. No lo dejes.
  • Higiene: a pesar de que está hecho de materiales y piezas cómodamente lavables, hay que limpiarlo a conciencia. Si no lo hacemos bien corremos el riesgo de contraer infecciones (piensa que se coloca al lado de la uretra, por ejemplo). El fabricante indica que como es resistente al agua se puede lavar por ejemplo con jabón neutro o con uno especial para juguetes eróticos, y cuando esté seco lo colocamos de nuevo. Pero también hay que limpiar la parte interior de la boquilla, para lo que se puede usar un bastoncillo, por ejemplo. En realidad esta recomendación, la de la higiene, es extensiva a todos los juguetes eróticos.
  • Se puede usar en pareja, pero no durante la penetración. De manera que si es lo que te pone, usar los juguetes en pareja, mejor recurre a vibradores tipo anillo, dildos, plugs o balines vibradores.
  • Hay riesgo de quedar enganchada al placer infalible.

TE INTERESA