Razones por las que muchos jóvenes no quieren practicar sexo

Los jóvenes ya no quieren tener sexo. Parece mentira, teniendo en cuenta que vivimos en los tiempos del Tinder, el Grinder y otro sinfín de aplicaciones de citas para seres solitarios que no se han rendido en la difícil tarea de encontrar el amor.

02 septiembre 2020 |

Por todo el mundo se repite el mismo patrón. En Estados Unidos, los adolescentes están iniciando su vida sexual más tarde. De 1991 a 2017 el porcentaje de estudiantes de secundaria que habían tenido relaciones sexuales se redujo del 54 al 40%. En otras palabras, el sexo ha pasado de ser algo que la mayoría de los estudiantes habían experimentado, a algo por lo que no tienen interés. La tasa de embarazo adolescente, como es lógico, también se ha desplomado.

Célibes autoimpuestos


No son los únicos. La encuesta nacional 'Australia Talks' descubrió que el 40% de las personas de entre 18 y 24 años nunca habían tenido relaciones sexuales, según reconocieron ellas mismas en el estudio. Desde entonces han sido objeto de burlas en la televisión y en el 'Daily Telegraph', y también sirvieron de inspiración para una campaña publicitaria de una empresa de preservativos. Un informe reciente de la Asociación para la Planificación Familiar en Japón descubrió que el país es cada vez más asexual.

El 49% de los japoneses que respondieron a la encuesta aseguraron no haber tenido sexo en el plazo de un mes, por razones como fatiga o pérdida de interés. El 18% de los hombres jóvenes (entre 19 y 25 años) simplemente aseguraron que no les interesaba o incluso les desagradaba. Incluso se ha elegido un nombre para su problema: sekkusu shinai shokogun ("síndrome del celibato"). Una abstinencia colectiva que, como se puede ver, no es un caso aislado, y parece la demostración de un cambio.

Los expertos apuntan que las principales razones son:

  • La crisis.
  • La ansiedad.
  • Los antidepresivos.
  • La privación de sueño.
  • La obesidad.
  • El abuso de la pornografía.

¿Cuál es la razón? La psicóloga Helen Fisher plantea el hecho de que los jóvenes en la actualidad, debido a la crisis económica, no pueden acceder a una vivienda.  Los jóvenes ya no tienen tantas parejas, y si las tienen se casan más tarde. Alrededor del 60% de los adultos menores de 35 años viven sin cónyuge, algunos de ellos todavía en casa de sus padres, lo que mata las posibles relaciones sexuales. Como es natural, las personas que viven con una pareja tienden a tener relaciones sexuales con más asiduidad. Aunque podría ser una posible causa, esto no explica por qué los jóvenes ya no tienen interés por el sexo.

Ante la caída de ventas de las principales marcas de preservativos en Argentina, el Gobierno decidió distribuir gratuitamente preservativos en los hospitales públicos. Por entonces, la Secretaría de Salud coincidió en que en las épocas de crisis la gente está más preocupada por su subsistencia, por lo que en muchas ocasiones comienza a reducirse la intimidad sexual, debido a que la inestabilidad laboral genera un golpe de autoestima en las personas.

Otros investigadores sexuales y sociólogos, sin embargo, indican que no se puede hablar de un único factor. Desde las presiones económicas a las tasas de ansiedad en alza, pasando por la fragilidad psicológica, el uso generalizado de antidepresivos, los estrógenos ambientales filtrados por los plásticos, la caída de los niveles de testosterona, la privación de sueño, la obesidad o la edad de oro del porno y del vibrador (un punto para el Satisfyer), estas son algunas de las razones que apuntan para la inapetencia sexual juvenil. Muchas o casi todas pueden ser ciertas. Los más optimistas, sin embargo, ven el lado bueno de este celibato impuesto: el cambio de los tiempos está propiciando que los jóvenes ya no se vean presionados para mantener relaciones, simplemente priorizan el trabajo o el colegio sobre el amor y el sexo, o quizá tienen más reticencias a la hora de elegir un compañero de vida.

El doctor Richard de Visser, sin embargo, tiene otra opinión al respecto, según explica:

"Las cifras que muestran disminuciones en la frecuencia sexual son en realidad de la población general. Creo que estos ligeros cambios se deben a que las personas eligen calidad sobre cantidad. El sexo está cambiando, y quizá la tendencia de los jóvenes nos está mostrando algo al respecto. Es difícil encontrar una explicación simple al hecho de que los jóvenes digan "no" a una pareja, puede tener que ver con un aumento de la masturbación facilitado por la pornografía en línea. La frecuencia real no ha cambiado"

Ya sea porque prefieren mantener relaciones por internet o porque el porno provoca expectativas difíciles de cumplir (encontrar una única razón a un problema tan complejo, como indica de Visser, es bastante complicado), lo cierto es que la falta de sexo ha activado la alarma de la natalidad. Japón se encuentra en una crisis demográfica tal, que su situación se ha convertido en un caso de estudio sobre los peligros de la falta de sexo.

Suecia, por su parte, preocupada por encuestas que sugerían que el país comenzaba a tener menos relaciones (pese a tener una de las tasas de natalidad más altas de Europa), decidió recientemente llevar a cabo un estudio sexual nacional, el primero en 20 años. Este estudio pretende saber si es el estrés u otros factores los que han propiciado el deterioro de la vida sexual va más allá del mero interés.


TE INTERESA